Motivacional – Cómo sentirse bien con uno mismo

Resultado de imagen para me siento bien

Somos lo que pensamos. No importa tu pasado ni el presente si entiendes que HOY tienes el poder de elegir sentirte bien. 

Anilein   Lima Perú                afibro.org            15 octubre 2016

……………………………………………………………………………………….

 

Resultado de imagen para sentirse bien

http://es.wikihow.com/sentirse-bien-con-una-misma

Sentirse verdaderamente bien con una misma consiste en amar a la persona que eres, por dentro y por fuera. Esto requiere mucho trabajo y algunas modificaciones significativas para aprender a aceptarte y hacerte cargo de la infelicidad que sientas en tu vida. Si quieres sentirte bien contigo misma, empieza identificando los pensamientos, emociones y comportamientos que podrían evitar que te sientas así. Después de hacerlo, puedes esforzarte en crear un estilo de vida que te haga sentir una persona valiosa, amada y realizada. Si quieres saber cómo sentirte bien contigo misma, sigue algunos pasos sencillos.

|1.    DESARROLLAR UN AMOR PROPIO

Resultado de imagen para amor propio y autoestima

Acepta tu individualidad.

Trata de no compararte con otras personas y de aceptar tu individualidad. Compararte con los demás no hará que te sientas bien contigo misma, ya que eres diferente de cualquier otra persona. No existe nadie que sea igual que tú, que haya crecido con las experiencias que viviste y que tenga tus talentos.

  • Si tratas de compararte con otras personas, esto no beneficiará a tu autoestima, ya que siempre podrás encontrar a alguien que sea más fuerte, más inteligente o más bonita que tú. En lugar de ello, enfócate en ser la persona en la que deseas convertirte, no en ser como tu vecina, las chicas geniales de tu secundaria o tu hermana mayor. Después de definir tu propia versión del éxito, podrás alcanzarlo.
  • Podrías sentir que todas las personas que te rodean se encuentran en una situación mejor que la tuya. Sin embargo, es probable que hayas olvidado todas tus fortalezas increíbles. Incluso podrías no darte cuenta de todo lo que ocurre en tu vida y que otra persona podría querer parecerse más a ti.[1]  
  • Desarrolla tu seguridad.
  • La seguridad es la clave para sentirte bien contigo misma y para querer a la persona que eres y en la que te convertirás. Puedes hacer un esfuerzo para sentirte segura de tu persona y lo que puedes lograr, pero esto podría tomar algo de tiempo. Tienes que recordarte que eres increíble y que mereces tener confianza en ti. Si piensas que eres una persona valiosa, entonces lo serás.[2]
  • Para exhibir más confianza, reaviva tu lenguaje corporal. Mantente más erguida, ten una mejor postura y mira hacia adelante, en lugar de mirar al piso. Trata de sentarte tranquila o pararte con una actitud receptiva para emanar una vibra más positiva y amigable.
  • Busca algo en lo que puedas sobresalir o esfuérzate para sobresalir en algo que ya adoras. Si ya eres grandiosa en algo, enfócate en lo increíble que eres por poder hacerlo. Trata de enfocarte en tus habilidades y en lo capaz que eres. Te sentirás mejor contigo misma si eres buena en algo que adoras.
  • Cuando vayas a afrontar una situación desconocida, enfócate en lo mejor que podría ocurrir, en lugar de lo que podría ir mal.[3]
  •  *Enorgullécete de tus fortalezas.
  • Cada persona tiene algo con lo que puede sentirse bien. Tómate un tiempo para sentarte y elaborar una lista de todas las cosas que amas sobre tu persona. Oblígate a permanecer sentada hasta que completes toda una página. Analízate a fondo para encontrar las cosas que en verdad te hacen una persona increíble. Piensa en las cualidades como tu compasión, tu sentido del humor, tu personalidad confiable o tu ética laboral. Lo mejor es que tu lista sea lo más larga y sincera posible.
  • Algunas cualidades que podrían describirte como persona podrían ser amorosa, estudiosa, trabajadora, amigable, fuerte, inteligente, ingeniosa, agradable y divertida. También puedes agregar aspectos de tu apariencia física que también te gusten, siempre y cuando sean verdaderamente importantes para ti. Debes cubrir cada aspecto de tu persona en esta lista. También debes llenar la lista siempre que se te ocurra algo de lo que te sientas orgullosa.
  • Mantén la lista cerca de ti y revísala con frecuencia para seguir sintiéndote bien. Incluso puedes doblarla y guardarla en tu billetera.[4]
  • Si tienes dificultades para elaborar esta lista por ti sola, consulta con las personas que te conozcan bien. Pídele a tus amigos o compañeros de trabajo que describan tus fortalezas, ¡algunas de ellas podrían sorprenderte!
  • Ten en cuenta que tendrás días malos.

En ocasiones, simplemente tienes que vivir con esos sentimientos negativos y comprender que son pasajeros. Las personas piensan que para sentirse bien consigo mismas, tienen que sentirse increíble todo el tiempo. Si tienes un mal día, en especial si es después de una serie de días grandiosos, evita ponerte triste por ello y ten en cuenta que esto también pasará.

  • Si te sientes extremadamente triste, asegúrate de hablar con alguien que se preocupe por ti y que escuche tus problemas. Si te has sentido muy triste por al menos medio año, consulta a un profesional de la salud.
  • Cuando estás de mal humor, tu cuerpo también lo sabe. Piensa en qué parte de tu cuerpo se descontrola cuando estás enfadada o molesta. Si reconoces las señales de tu cuerpo, podrás determinar qué es lo que te molesta y te sentirás mejor.[5]
  • Esfuérzate para desarrollar una actitud positiva.

Esto puede ser difícil. Ser positiva todo el tiempo puede tomarte tiempo, pero puedes hacer que se vuelva una parte de tu vida. Desarrollar una actitud positiva es una decisión que debes tomar por tu cuenta y seguir todos los días. Si tienes una actitud más positiva, te sentirás mejor contigo misma, así como con tus expectativas y todo lo que puedes alcanzar.

  • Puedes esforzarte para reconocer los momentos en los que tus pensamientos sean demasiado negativos y revertirlos para desarrollar una mentalidad más saludable. Por cada pensamiento negativo que se te cruce por la mente, combátelo con al menos dos o tres pensamientos positivos. Por ejemplo, si piensas “Hoy luzco muy cansada”, puedes decir “Pero mi cabello luce grandioso y aún tengo una sonrisa increíble”.
  • En un nivel más profundo, si piensas algo como “Soy tan extraña en las situaciones sociales”, debes decirte “Pero suelo saber cómo hacer que las personas rían y ellas lucen muy cómodas estando cerca de mí”.
  • Esfuérzate todos los días para lograrlo. Practica tu actitud positiva, incluso si nadie se percata de ella. Nunca se sabe cuán significativa puede ser la diferencia que genere y la práctica hará que sea más fácil.
  • Practica hablándole a tus amigos sobre ti de forma positiva. Habla sobre algo que hayas logrado o algo que te emocione. Descubrirás que tu optimismo es contagioso y que te sentirás mejor contigo misma tan solo hablando sobre ello.[6][7] Si a tus amigos no les gusta hablar sobre las partes buenas de tu vida, considera si estas personas en verdad te hacen feliz y te hacen sentir bien contigo misma.
  • Determina la importancia de las cosas antes de decidir molestarte. Por ejemplo, muchas personas se enojan con el mal tráfico inesperado.
  • Ten en cuenta que tienes mucho que ofrecer.

Incluso si sientes que nadie te necesita o que no eres de ayuda, esto casi nunca es verdad. Habla con tus seres queridos para saber cuán necesitada estás y cuánto te aprecian las personas. Dile cómo te sientes a tus familiares y amigos, y ellos regresarán a ti con una lista de todas las cualidades increíbles que posees. Habla con tus amigos sobre tus problemas y ellos te dirán que te subestimas y que te necesitan en sus vidas.

  • Mientras más recuerdes que eres una persona valiosa que cualquiera se sentiría afortunado de conocer, más pronto te percatarás de que tienes mucho que ofrecer. Además, si te sientes valorada, estarás en camino de sentirte mejor contigo misma.[8]
  • Incluso si en este momento te encuentras en una etapa difícil de la vida, aun así tienes el potencial para expandirte hacia algunos intereses y volverte muy apasionada o habilidosa en algo. Incluso podrías ofrecer tu habilidad para compartir tu pasión con otros. Todas estas son razones válidas para sentirte bien contigo misma.
  • Elabora una lista de todas las cosas por las que estás agradecida.

Podrías sentirte mal contigo misma porque sientes que no tienes absolutamente nada por lo cual estar feliz. Sentirte mal contigo misma guarda relación con tu percepción sobre tu persona y con lo que sientes sobre tu entorno. Empieza a elaborar una lista de gratitud y anota todas las cosas por las que te sientes agradecida, desde tu salud y tus hermanos hasta el clima encantador. Esto te ayudará a darte cuenta de que puedes sentirte bien porque hay mucha alegría, suerte y esperanza alrededor tuyo.

  • Trata esta lista como la lista de cualidades que amas sobre tu persona. Llena una página entera y léela con frecuencia, aumentándola siempre que se te ocurra algo más.[9]
  • Si tienes dificultades para encontrar cosas por las cuales te sientas agradecida, conviértelo en un ejercicio para una actitud positiva. Piensa en lo que te enfurece y esfuérzate para encontrar 2 cosas buenas en cada mala situación. Por ejemplo, puedes contrarrestar el pensamiento “Estoy furiosa porque hoy el ladrido del perro me despertó a mí y al bebé a las 5 a. m.” con el pensamiento “Esta mañana me tomé un tiempo para reforzar el vínculo con mi hijo, calmándolo; cada momento que paso con él es especial” y luego “Escuche el canto de las aves cuando salía el sol”.
  • Si aún tienes dificultades, pregúntale a otras personas por qué cosas se sienten agradecidas. Podrían tener algo en común.

Enfócate menos en tu apariencia.

Todos somos hermosos a nuestra propia manera especial. Está bien querer observar qué es lo que está cambiando y soñar despierta con la persona en la que te estás convirtiendo. Sin embargo, tu autoestima debe depender principalmente de tus cualidades personales y tu carácter; no tu apariencia física. Si quieres sentirte bien contigo misma, tu principal prioridad debe ser tu identidad; y tu apariencia, si esta guarda relación.

  • Limita el tiempo que te tomas para arreglarte. Si pasas todo tu tiempo deseando lucir perfecta, te enfocarás en las áreas menos positivas y constructivas de tu vida. Determina la cantidad de tiempo que pasarás arreglándote el cabello, maquillándote y mirándote al espejo antes de salir. Encuentra una rutina que coincida con esa cantidad de tiempo. Si te dedicas más tiempo, encontrarás defectos que en realidad no existen.
  • Además de tu apariencia, tienes mucho más valor propio. Debes desarrollar tu fuerza y tu seguridad a través de tus acciones y tus logros, no tu apariencia. Por ejemplo, tienes un día increíble en el que te elogian por un proyecto en el que has trabajado por semanas. Al llegar a casa, por fin tienes tiempo para mirarte al espejo y te das cuenta de que el rímel se te había corrido por debajo del ojo. A pesar del hecho de que tenías una mancha en el rostro, aun así lograste algo grandioso y debes sentirte segura de tus habilidades.
  • Si las personas te elogian basándose en tu apariencia, puedes aceptar el cumplido. Sin embargo, ignora los comentarios negativos y reconoce que los elogios sobre tu personalidad son más importantes.

Préstale menos atención a lo que los demás piensan.

Préstale más atención a lo que piensas de ti, en lugar de lo que los otros piensan de ti. Enfócate en tus propios pensamientos positivos y motivadores sobre tu persona, en lugar de las opiniones que las otras personas tengan de ti. Al final del día, eres la única persona que tiene que vivir contigo, por lo que tu opinión es la más importante.

  • Las personas que insultan a otros suelen hacerlo para sentirse más poderosas. Esto significa que probablemente solo sean tan inseguras como tú. Ellas son las que no tienen seguridad, así que trata de evitar los comentarios y no respondas con un insulto. Lo mejor que puedes hacer es vivir tu vida de la forma exacta que deseas hacerlo sin mirar atrás.
  • Puede ser más fácil decirlo que hacerlo. En lugar de fingir que no te importa, pregúntate cuál es la razón por la que quieres complacer a otras personas. Pregúntate si vale la pena impresionar a las personas que te lastiman. Pronto notarás que ellas son el único obstáculo para alcanzar la felicidad, no un medio para obtenerla.[10]
  • Aprende en quién confiar y cuándo hacerlo. Por ejemplo, la mayoría de las personas dirán que la persona en la que más confían es su madre. Sin embargo, pocas personas confiarían ciegamente en su madre para que vuele un avión o haga trampa en la lotería. Si quieres prestarle atención a lo que los otros piensan, elige bien a tu consejero confiable.

2. ABORDAR LAS INSEGURIDADES

Resultado de imagen para mujer insegura

Comprende de dónde proviene la inseguridad.

Algunas inseguridades están arraigadas en nosotros desde una edad temprana. Algunos niños son duramente criticados o ignorados y tienen una tendencia a desarrollar una baja autoestima. Otras personas desarrollan una inseguridad cuando fracasan al intentar algo por primera vez o cuando están en un entorno nuevo. Aprende cómo se desarrollan tus inseguridades y qué las empeora para controlarlas mejor.[11]

Investiga sobre la terapia cognitivo conductual.

Hay formas de cambiar tu perspectiva sobre tu persona para que puedas empezar a sentirte bien contigo misma. Sin embargo, es un proceso largo. El cerebro puede crecer y cambiar mucho tiempo después de que nuestros cuerpos hayan alcanzado su tamaño permanente, este es un fenómeno llamado plasticidad cerebral. Esto te permite aprender patrones de pensamiento o cambiarlos a cualquier edad.[12]

  • Al cambiar tus pensamientos, básicamente puedes cambiar tu comportamiento.[13]
  • Puedes realizar una terapia cognitivo conductual por tu cuenta o con la ayuda de un terapeuta. Ten en cuenta que si alguno de estos pasos te parece difícil, debes acudir a un terapeuta que tenga conocimiento sobre la terapia cognitivo conductual, para que pueda ayudarte.[14]

Identifica tus patrones de pensamiento.

El primer paso en la terapia cognitivo conductual es identificar tus patrones de pensamiento. Muchas personas que tienen pensamientos negativos sobre ellas mismas piensan que no valen mucho y que no pueden hacer mucho para cambiar la situación. Tienes que empezar a cambiar la forma en la que piensas sobre tu persona reconociendo primero qué es lo que sientes.

  • Al principio, tener consciencia de tus cualidades y defectos puede ser difícil. Los amigos con buenas intenciones que desean ayudarte simplemente podrían decirte “supéralo” y reconocer tus fortalezas. No basta con solo tomar la decisión de cambiar.[15]

Comienza a escribir un diario.

Debes escribir un diario con todos los pensamientos que tengas al día, tanto positivos como negativos. Escribe sobre las situaciones que se desarrollaron en el evento, cuáles eran tus sentimientos y cómo lidiaste con la situación. Esto te ayudará a examinar tus patrones de pensamiento a lo largo del tiempo para que puedas empezar a cambiar el pensamiento negativo.

  • Sé sincera contigo misma en el diario. Tienes que conocer todos tus diferentes pensamientos para tener una visión clara de la situación. Mientas más sincera seas, más fácil te será cambiar tu comportamiento.[16]
  • Sé constante. Escribe sobre todo lo que consideres importante, todo lo que haya ocurrido en el trabajo o todo lo que te preocupe que pueda pasarle a tu cónyuge si te vas de viaje.

Acepta tus pensamientos como válidos.

Después de escribir tu diario por cierto tiempo, debes revisar lo que hayas escrito. De esta forma, puedes lograr una mayor objetividad en relación con tus pensamientos, así podrás aceptarlos y aceptarte a ti misma.

  • Trata de recordar cómo te sentías cuando los escribiste y en lugar de sentirte mal o avergonzada por tus pensamientos negativos, acéptalos. Todos los tienen y, si los aceptas, luego podrás empezar a cambiarlos.
  • Al permitirte sentir tus pensamientos negativos, podrás reconocerlos y empezar a hacer cambios. Después de reconocer el patrón de pensamiento que hace que tengas baja autoestima, puedes empezar a cambiar la forma en la que piensas.[17]

Cambia tus pensamientos.

Después de escribir todos tus pensamientos y sentimientos en tu diario por algunas semanas y aceptar tus sentimientos como válidos, tienes que examinar tus pensamientos y empezar a cambiar la forma en la que piensas. Revisa tu diario y observa los patrones de pensamiento comunes. Encuentra un denominador común en algunos de tus pensamientos o elige un pensamiento particularmente hostil. Trata de revertir ese pensamiento negativo y convertirlo en algo positivo.

  • Por ejemplo, te sientes mal porque no has obtenido un ascenso en el trabajo. En lugar de enfocarte en tus defectos, piensa en todas las ocasiones en las que hayas logrado algo grandioso en el trabajo o hayas llevado a cabo un proyecto difícil. Piensa “Puedo revertir esta situación porque en mi trayectoria he realizado trabajos grandiosos. Solo necesito enfocarme y me irá grandioso, al igual que en mi otro trabajo”.
  • Convierte todo lo que sientas en situaciones positivas. Está bien sentir estas cosas, pero reconoce que hay formas más productivas en las que puedes verte a ti misma y que te ayudarán a sentirte mejor contigo misma.[18]
  • Perdónate por los errores o los eventos del pasado. No hay forma de cambiar el pasado y debes darte la oportunidad de mejorar. ¿Conoces el dicho “Vístete para el trabajo que deseas, no para el que tengas”? Trátate como a la persona que deseas ser, no la que eras. Será más fácil volverte esa persona.[19]

Aprende estrategias de afrontamiento.

Después de revisar tus actividades, podrías notar que has desaprovechado ciertas situaciones debido a tu baja autoestima. Si notas un patrón de comportamiento, como rehusarte a estar presente en ciertas situaciones sociales debido a tu ansiedad o negatividad, debes empezar a tratar de superar estos comportamientos. Después de cambiar los procesos de pensamiento relacionados con estos eventos, puedes esforzarte para participar en ellos sin preocuparte de que haya consecuencias negativas.

  • Por ejemplo, sueles rehusarte a salir con tus compañeros de trabajo porque piensas que te considerarán aburrida y quedarás como una tonta. En lugar de pensar de esta forma, piensa en las cosas positivas de tu persona y qué podría resultar de ellas. Tienes otros amigos a los que les agradas y que disfrutan de tu compañía, por lo cual eres interesante. También podrías hacer nuevas amistades y volverte más cercana con las personas del trabajo.
  • Si piensas en las posibilidades que pueden surgir en una situación, en lugar de las cosas horribles que podrían suceder, también podrías pensar en tu persona de forma positiva.[20]

Practica.

Este tipo de pensamiento puede requerir tiempo para cambiar. Aprender nuevas formas de pensar sobre tu persona requiere práctica, pero no le temas a pensar en ti de forma positiva. Al inicio puede parecer difícil, pero si continúas reconociendo tus sentimientos y tu comportamiento negativo, podrás realizar acciones pequeñas para cambiarlo. Después de cierto tiempo, notarás que lo haces cada vez más hasta el punto en el que tengas más pensamientos positivos que negativos en el transcurso del día.

  • Si notas que tienes dificultades con este proceso, podrías tener que acudir a un terapeuta. La terapia cognitivo conductual se complementa con la ayuda de un profesional capacitado que conozca los métodos y pueda percibir aspectos de tu persona que tú no puedes.
  • En las sesiones de la terapia cognitivo conductual, el terapeuta trabaja en conjunto contigo para alcanzar tus metas.[21]

3. ADOPTAR MEDIDAS

Resultado de imagen para mujer decidida

Haz lo que consideres adecuado.

En ocasiones, las personas tienen una baja autoestima porque realizan una acción que ellas mismas consideran incorrecta o poco saludable.[22] Seguir tus códigos morales y éticos en tu vida cotidiana te ayudará a desarrollar tu autoestima y tu seguridad.

Cuéntale tus logros a tus familiares y amigos.

Cuando logras algo de lo que te sientes muy orgullosa, ese es el momento en el que luces más hermosa. Reconoce tu trabajo duro, felicítate y pídeles a otros que celebren contigo. Esto hará que te sientas mejor contigo misma con frecuencia, ya que tendrás a otras personas animándote.

  • Llama a uno de tus abuelos o envíale un correo electrónico a tu tía favorita para compartir las noticias y celebrar con tus familiares y amigos.
  • Ten en cuenta que esto es grandioso para ti y para ellos. Si hablas con tus familiares o amigos, estás compartiendo con las personas que amas. Asimismo, si quieres sentirte bien contigo misma, es probable que tengas mucho que contarle a los demás sobre tus logros.[23]

Acepta los cumplidos de forma sincera.

Cuando tu amiga te diga “Me gustó tu presentación”, evita restarle importancia diciendo “Estaba tan nerviosa, ¡me olvidé de toda una diapositiva!”. Solo di “Gracias” y deja que las palabras sean claras. Si te autocriticas o te menosprecias cada vez que las personas tratan de hacerte sentir bien, es probable que en el futuro dejen de hacerlo. En lugar de ello, la próxima vez que escuches algo agradable sobre tu persona, luce y siéntete verdaderamente feliz de escucharlo, en lugar de luchar contra ello.

  • Mira a la persona a los ojos y agradécele con sinceridad.
  • Si el cumplido te hace sentir incómoda, no tienes que aceptarlo. Sin embargo, si te agrada, acéptalo.

Regocíjate cuidando de ti.

Para algunas personas, dedicarle mucho tiempo y cuidado a su higiene hace que sientan que vale la pena cuidarse. Cuidar tu cuerpo es tan importante como cuidar tu mente y muchas formas extremas de higiene también son relajantes.

  • Por ejemplo, puedes tomar baños largos o consentir tu piel con jabones o lociones con un aroma grandioso.
  • Esto es diferente a colocarte mucho maquillaje o comprar ropa que esté de moda. Esto consiste en notar que debes dedicarle tiempo y cuidados a tu cuerpo.[24]

Usa ropa cómoda.

Sabes qué blusa te hace sentir tímida y qué pantalones hacen que te sientas avergonzada. Si tienes estas prendas, es momento de donarlas en caridad. Usa prendas de tu color favorito. Si te sientes grandiosa vistiéndolas, tu seguridad brotará. Si alguien te molesta por la ropa que usas, ignórala y di “Oh bueno, ¡al menos a mí me gusta!”.

  • Recuerda que las personas no te miran ni hablan de ti tanto como crees.
  • No uses ropa que te haga sentir incómoda solo porque crees que está a la moda. Haz lo que te haga sentir bien y todos notarán que de esa forma te sientes mucho más cómoda con tu persona.[25]
  • En algunas situaciones, te sentirás más cómoda si te vistes teniendo en cuenta el lugar al que asistirás. Por ejemplo, si vas a una reunión de negocios, debes vestirte siguiendo el código de conducta del empleado, incluso si la ropa te hace sentir incómoda.

Desarrolla tu propio estilo.

Experimenta con la ropa para determinar qué es lo que te hace sentir mejor. Algunos días podrías sentirte sofisticada y otros, podrías sentirte más cómoda; esto es normal. Trata de ir a una tienda de ropa con una amiga y probarte atuendos nuevos con colores y estilos diferentes. Lo más probable es que encuentres algo que luzca bien en ti.

  • Enfocarte en tu apariencia no es algo poco saludable si esta es una expresión gratificante de tu identidad. Por ejemplo, usar una prenda de tu color favorito expresa una preferencia.
  • Siempre ríete de las prendas que podrían ser muy adecuadas. Las prendas simplemente pueden ser más apropiadas para otras personas.
  • Cambiar tu estilo puede ayudarte a descubrir un lado tuyo que no sabías que tenías.
  • También prueba un nuevo peinado. Las personas con cabello largo pueden hacerse trenzas, enroscarlo o hacerse un moño. Experimenta para descubrir la mejor forma en la que puedas expresarte a través de tu apariencia y recuerda que existen muchas formas adecuadas. Puedes emplear la que te guste.[26]

Hazte amiga de personas que te hagan sentir bien contigo misma.

Si vas a salir con tus amigos y ellos empiezan a hablar sobre cosas que empiezan a incomodarte, cambia de tema. Si siempre estás rodeada de personas obsesionadas con la apariencia, trata de cambiar el tema de conversación a algo menos superficial. Si esto ocurre con frecuencia, es probable que tengas que buscar algunos amigos con valores más sólidos.

  • Pregúntate si tus amigos te hacen cumplidos y te apoyan la mayor parte del tiempo o si critican todo lo que haces. Si son negativos contigo, debes alejarte de ellos lo más pronto posible. Esto puede sonar cruel, pero puede hacer que te sientas mejor contigo misma.[27]
  • Por ejemplo, trata de cambiar de tema si tus amigas empiezan a hablar sobre su peso o su dieta y tú no quieres hablar de ello. Muéstrales que hay cosas más interesantes de las que hablar, como qué tal le va a su equipo de soccer y cuántos años cumple su cachorro golden retriever este mes.

Aprende algo nuevo.

Lee un artículo acerca de algo que ocurra en el mundo. Sentirás que estás informada sobre algunos eventos de la actualidad y esto también te ayudará a abandonar tu rutina y sentir que estás diversificándote. Asiste a una clase de alfarería u observa un documental. Haz algo que te inspire a aprender y a apreciar el mundo. Pronto te sentirás fortalecida gracias a tu disposición a cambiar y todo el conocimiento que hayas obtenido.

  • Si has aprendido algo muy interesante, compártelo con los demás. Esto hará que sientas que tienes incluso más que ofrecerle al mundo.

Ejercítate. El ejercicio hará que te sientas mejor tanto física como mentalmente. Si bien bajar de peso o estar en forma puede ser una ventaja adicional, el ejercicio en sí es la parte importante y hará que sientas como si estuvieras prestándole más atención a tu cuerpo y desarrollando una rutina saludable. Asimismo, la ráfaga de endorfinas que te hacen sentir más feliz serán de utilidad. Ejercítate al menos por 30 minutos al día y aprende a adorar lo que sea que hagas. Te sentirás mejor contigo misma tan solo efectuando este simple cambio en tu horario.

  • Consigue una o dos compañeras de entrenamiento para que el proceso sea más divertido y alentador. Te sentirás incluso mejor si cuentas con una amiga que pueda animarte cuando quieras renunciar.[28]
  • Si no estás satisfecha con tu rutina de ejercicios actual o no has encontrado algo que te guste, continúa modificándola y probando nuevos deportes. Hay un régimen de ejercicios para todos; la cuestión es encontrar el adecuado para ti.
  • Las formas sencillas de ejercitarte incluyen a correr en tu vecindario o en el parque, hacer ejercicios aeróbicos o sin pesas, y el test de Burpee.

4.  HACER QUE FUNCIONE

Resultado de imagen para sentirse importante

Haz trabajo voluntario.

Hacer trabajo voluntario es una buena forma de sentirte bien contigo misma y una manera grandiosa de retribuir a la comunidad y de determinar que tienes mucho que ofrecerle al mundo.[29] Busca una forma de hacer trabajo voluntario que concuerde con tus talentos, ya sea enseñándole a las personas a leer o tan solo hablando con ellas. Adopta el hábito de hacerlo al menos un par de veces al mes. Cuando empieces a hacer trabajo voluntario, notarás que hay muchas personas que te consideran valiosa y que no deberías haber pasado tanto tiempo menospreciándote.

  • Puedes participar enseñándole a leer a personas adultas o a niños, limpiando un parque local, haciendo trabajo voluntario en una biblioteca o tienda de libros local, en un comedor de beneficencia o en un refugio para personas sin hogar.
  • Dependiendo de tus habilidades, podrían haber formas específicas de trabajo voluntario disponibles para ti. Por ejemplo, los abogados suelen encargarse de ciertos casos de forma gratuita y los arquitectos pueden ayudar a construir casas gratis.

Continúa escribiendo en tu diario.

Continúa escribiendo en tu diario después de haberte sometido a una terapia cognitivo conductual (o si aún no lo has hecho), ya que puede ayudarte a sentirte mejor contigo misma. Debes escribir al menos una o dos veces a la semana y registrar tu progreso, teniendo en cuenta las cosas que haces para sentirte mejor y las que te hacen sentir peor. Esto puede ser de ayuda para empezar a alcanzar la felicidad, pero siempre habrá algunos obstáculos o días en los que te sientas mal. Es importante ser sincera y siempre preguntarte qué es lo que puede hacerte sentir mejor.

  • Recuerda que estás en una travesía y que te tomará algo de tiempo. Sé paciente y amable contigo misma. Ten en cuenta que necesitarás tiempo para que esto funcione.
  • Tómate un tiempo para revisar tu diario al menos una vez al mes. Esto te ayudará a observar cuánto has crecido.[30]

Anímate cuando lo necesites.

Si te sientes triste, acepta que sentirte así es normal y, en ocasiones, incluso es bueno. Sin embargo, también puedes controlar tus emociones y decidir no sentirte triste si no quieres. Experimenta con lo que te haría feliz o pide ayuda a tus amigos. La mayoría de las personas cuentan con una actividad a la cual recurrir y que las hace sentirse mejor.

  • Por ejemplo, puedes pescar, ir de compras, realizar una excursión, trabajar en un proyecto para la casa, meditar, jugar boliche, ver a tus amigos, ejercitarte o escribir.
  • Si es de día, abre la ventana y deja que entre un poco de aire fresco y la luz del sol. Si es de noche, colócate un pijama limpio y acurrúcate con tu libro, película o CD favorito. Toma un baño o una ducha caliente si te sientes estresada. Imagina que el agua se lleva tus preocupaciones.
  • También trata de crear tu propio ritual de paz. Cuando estés furiosa o estresada, respira profundo y lento tres veces. Reproduce algunas de tus canciones favoritas. Busca formas de calmar tu espíritu y practícalas cuando te sientas ansiosa.
  • Ten en cuenta que está bien estar molesta. Mientras más pronto puedas solucionar el problema, más pronto te sentirás mejor.[31]

Escribe una lista de sueños.

Busca un cuaderno y escribe los lugares que te gustaría visitar, las experiencias que te gustaría vivir, las personas que te gustaría conocer y las habilidades que te gustaría aprender. Una lista de sueños es un gran comienzo para crear una vida llena de diversión, aventura y experiencias interesantes. Coloca una casilla cerca de cada sueño de tu lista para que puedas tacharla cuando lo realices. Contar con un plan emocionante para el futuro y hacer que cumplirlo sea una prioridad te puede ayudar a sentirte bien contigo misma, ya que sentirás que tienes mucho por lo cual estar ansiosa.

  • Asegúrate de que las aventuras de tu lista sean asequibles, sin importar lo excéntricas que sean. Trata de no desanimarte escribiendo algo que nunca podrás alcanzar.

Inspírate en un modelo a seguir.

Piensa en lo que necesitarías para vivir como tu modelo a seguir, ya sea tu madre, Shakira o tu profesora de matemáticas. Piensa en la forma generosa en la que trata a las personas, cómo reacciona a las situaciones decepcionantes u ofensivas, y la gracia con la que vive cada pequeño momento de la vida y disfruta el propósito de vivir. Cierra los ojos e imagina cómo tu modelo a seguir habría afrontado la situación, en especial si te sientes desanimada.

  • Usar una fuente de inspiración externa puede ayudarte a visualizar lo que harías en las situaciones difíciles y hará que sientas que puedes superar las adversidades.[32]

Mantén una red de apoyo sólida.

Si quieres seguir sintiéndote bien contigo misma, podrías necesitar ayuda. Tienes que recibir el apoyo de tus amigos, hermanos, padres, pareja (si tienes una) y cualquier otra persona importante en tu vida. Esto puede incluir a tus compañeros de trabajo, vecinos o compañeros de clase. En los momentos de crisis, tienes que recurrir a las personas y contar con alguien que te escuche y te apoye si necesitas ayuda. También debes rodearte de personas buenas y generosas para que puedas sentirte emocionada por lo que la vida te depara.

  • Si bien lograr tus objetivos es importante, ser sociable también lo es. Adopta el hábito de pasar tiempo con otras personas al menos un par de veces a la semana.
  • Es importante pasar tiempo con tus seres queridos, pero siempre hay tiempo para conocer nuevas personas. Contar con una variedad de amigos y seres queridos en tu vida mejorará tu perspectiva y hará que te sientas incluso mejor contigo misma.[33]

Resultado de imagen para sentirse bien

Comments

comments

Comentarios está cerrado.